Materiales y objetos de plástico reciclado

 

05/02/2019

Debido a su amplia distribución y uso significativo, los materiales plásticos suelen ir asociados a problemas de residuos, debido a sus problemas de biodegradación. Es por ello que, en los últimos años, se han desarrollado numerosos procedimientos de reciclado de estos materiales y, a fin de garantizar la seguridad de los mismos, se publicó en la Unión Europea el Reglamento (CE) 282/2008, de 27 de marzo de 2008, de la Comisión, sobre los materiales y objetos de plástico reciclado destinados a entrar en contacto con alimentos y por el que se modifica el Reglamento (CE) 2023/2006.

El reciclado es la transformación de los residuos de plástico, dentro de un proceso de producción, para su fin inicial u otros fines, incluido el reciclado orgánico pero no la recuperación de energía. En el ámbito de los materiales plásticos reciclados se excluyen además los materiales: derivados de la despolimerización química; obtenidos a partir de restos o deshechos de plástico de producción sin utilizar y aquellos que se utilicen detrás de una barrera funcional de plástico.

El Reglamento 282/2008 establece que solo pueden comercializarse los materiales y objetos plásticos reciclados procedentes de un proceso de reciclado autorizado. Este proceso debe gestionarse mediante un sistema apropiado de garantía de calidad que asegure el cumplimiento de los requisitos establecidos en la autorización de conformidad con el Reglamento 2023/2006.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) es la responsable de realizar la evaluación de los procesos de reciclado de materiales y objetos plásticos. Si la evaluación es positiva, la Comisión incluirá el proceso de reciclado en un Registro Comunitario. Asimismo, los materiales y objetos plásticos reciclados deberán ir acompañados de una declaración de conformidad.

La Comisión Europea publica y actualiza un registro de todos los procesos de reciclado para los que se ha presentado una solicitud válida. Si la evaluación resulta positiva, la Comisión incluirá el proceso de reciclado en un Registro Comunitario. Asimismo, los materiales y objetos plásticos reciclados deberán ir acompañados de una declaración de conformidad.

A nivel nacional, el Real Decreto 846/2011, de 17 de junio, por el que se establecen las condiciones que deben cumplir las materias primas a base de materiales poliméricos reciclados para su utilización en materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos, establece, de manera transitoria, las condiciones que deben cumplir las materias primas a base de polietilentereftalato (PET) reciclado obtenido en España para su utilización en materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos, hasta que exista una lista comunitaria de procesos de reciclado de plásticos autorizados.

Actualización de la evaluación, por parte de EFSA, de los Procesos de Reciclado de Plásticos destinados a entrar en contacto con alimentos.

El Panel CEF de la EFSA publicó el 20 de julio de 2011, la opinión: “Scientific Opinion on the criteria to be used for safety evaluation of a mechanical recycling process to produce recycled PET intended to be used for manufacture of materials and articles in contact with food” en la que se expone cómo se han desarrollado criterios específicos que se utilizan durante el proceso de evaluación de este tipo de plásticos.

El principio fundamental de la evaluación de la efectividad del proceso de reciclado se basa, según esta nueva opinión científica, en comparar la concentración residual de contaminantes en el PET reciclado (Cres), tras la aplicación del proceso de reciclado propuesto por el solicitante, con una concentración modelo (Cmod).

El Panel considera que si un proceso de reciclado es capaz, tras la aplicación de los procesos de descontaminación descritos para él, de reducir una contaminación inicial de 3mg/kg de PET a un Cres < Cmod, la exposición potencial a través de la dieta para las sustancias contenidas en el PET no podría ser mayor que 0.0025 µg/kg de peso corporal/día, la migración, por tanto, estaría por debajo de 0.1 µg/kg y el proceso de reciclado podría ser considerado seguro.

Finalmente, el Panel considera apropiada la proporción de PET procedente de un posible uso no alimentario, no mayor del 5% del total del input destinado a ser reciclado.

En el caso de que estas condiciones no pudieran ser probadas, el solicitante debe aportar información adicional que demuestre la seguridad del proceso.

Publicación de la Guía para solicitar la evaluación de los procesos de reciclado de plásticos destinados a entrar en contacto con alimentos

El 1 de julio de 2008, EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) publicó la Guía de EFSA para la presentación de solicitudes de los procesos de reciclado de plásticos destinados a entrar en contacto con alimentos. A partir de tal fecha, y en un plazo de 18 meses, para la fase inicial, según lo dispuesto en el artículo 13.2 del Reglamento (CE) Nº 282/2008 de la Comisión, de 27 de marzo de 2008, sobre los materiales y objetos de plástico reciclado destinados a entrar en contacto con los alimentos y por el que se modifica el Reglamento (CE) Nº 2023/2006, los operadores de empresas interesados dirigieron su solicitud a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, y ésta a su vez, remitió esta documentación a la EFSA.

Una vez transcurrido este plazo de 18 meses desde la publicación de la Guía, los operadores podrán solicitar la evaluación de los procesos de reciclado en cualquier momento, pero hasta que no concluya esta fase inicial EFSA no evaluará nuevas solicitudes.

La dirección a la que deberán enviar el expediente es la siguiente:

Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición

Subdirección General de Gestión de Riesgos Alimentarios

C/ Alcalá, 56.

28071 - Madrid

Los datos y documentos a presentar, según lo establecido en el artículo 9 del Reglamento (CE) Nº 1935/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de octubre de 2004, sobren los materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos y por el que se derogan las Directivas 80/590/CEE y 89/109/CEE, son los siguientes:

  1. Nombre y dirección del solicitante.
  2. Documentación técnica que contenga la información especificada en las directrices de la Guía anteriormente mencionada.
  3. Resumen de la documentación técnica.

Como viene establecido en la Guía, toda la documentación deberá ser presentada tanto en formato papel como en soporte digital (CD-ROM). El solicitante declarará por escrito que ambas versiones son idénticas. El CD ROM contendrá dos tipos de archivos:

  1. Protegido de modificaciones.
  2. Idéntico al anterior pero sin proteger, con objeto de que toda la información pueda ser copiada, resumida, etc, para facilitar el proceso de evaluación.

Además de todo el expediente completo, el operador deberá presentar una segunda copia del CD-ROM sin la información confidencial. Esta versión estará disponible a cualquiera que lo solicite a la EFSA.

Cualquier referencia que se haga a la bibliografía y que sea utilizada como base, debe acompañar al expediente. En el caso de que se trate de libros o grandes publicaciones, solamente se aportarán las partes relevantes.

En caso de duda, se recomienda consultar la Guía para evitar demoras en la evaluación del proceso por falta de documentación o error en la misma.