Para la ciudadanía /Información sobre el modelo Nutri-Score

Información sobre el modelo Nutri-Score

 

Haz clic en la imagen para ver el vídeo

En España desde hace más de dos décadas las cifras de la obesidad suponen un serio problema de salud y un verdadero reto de salud pública. Según datos del 2020, más de la mitad de la población adulta española presenta exceso de peso, de los que un 16% padecen obesidad y un 37,6% sobrepeso y, por tanto, el 53,6% de los adultos tiene exceso de peso (obesidad + sobrepeso) (Encuesta Europea de Salud 2020).

El problema es también muy importante en la población infantil, con un 17,3% de niños y niñas de 6 a 9 años con obesidad y un 40,6% con exceso de peso (obesidad + sobrepeso) en 2019, según datos del estudio ALADINO, lo que se asocia a graves consecuencias para la salud, tanto a corto como a largo plazo, afecta a la calidad de vida de estos escolares, y se relaciona con baja autoestima, con las consecuencias que esto genera en la infancia, de rechazo, fracaso escolar y exclusión. Así mismo, el consumo de alimentos saludables es más frecuente en las familias con mayor nivel de ingresos que, además, tienen exceso de peso con menos frecuencia.

Globalmente, la OCDE estima que el exceso de peso en la población española se traduce en una reducción del 2,9% del PIB, en un 9,7% de gasto sanitario y reducirá en 2,6 años la esperanza de vida de la población española en 2050.

.

Actualmente, las dietas deficientes se han convertido en la primera causa de muerte global, subrayándose como principales factores de riesgo dietético las dietas con alto contenido en sal, azúcar y grasas y bajo en cereales integrales, frutas, vegetales, semillas, frutos secos y ácidos grasos omega 3.

Una de las herramientas de las políticas de salud pública para promover dietas saludables es el etiquetado nutricional.

El marco legislativo actual en la UE Reglamento (UE) Nº 1169/2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor establece desde diciembre del 2016, la obligatoriedad de incluir la información nutricional en los alimentos, que en general se presenta en forma de tabla. Sin embargo, y a pesar de las ventajas potenciales que ofrece para la ciudadanía este tipo de etiquetado, hay evidencia de que dicha información nutricional no es bien comprendida por la población y que el impacto de este Reglamento no es el esperado en cuanto a la mejora en las decisiones de compra y consumo de alimentos. Además, la dificultad de su comprensión es mayor en clases sociales más desfavorecidas y vulnerables.

Por ello, en el mismo Reglamento se contempla la posibilidad de facilitar de forma voluntaria la información nutricional mediante otras formas adicionales de expresión y presentación de la información nutricional. Es en este marco donde surgen formas de expresión adicionales en el frontal de los envases (Front of Pack Labelling, FOPL o etiquetado frontal).

La finalidad de estos FOPL es facilitar la utilización y comprensión de la información nutricional obligatoria por parte de los consumidores, favoreciendo las elecciones más saludables, a la vez que estimulan e impulsan a los fabricantes a mejorar la composición nutricional de sus productos. El impacto del FOPL en la reformulación de alimentos y bebidas presenta un potencial efecto en todos los consumidores, independientemente de las características socioeconómicas. Todos los FOPL deben cumplir unos criterios generales: no originar malinterpretación en los consumidores, no ser ambiguos o confusos y estar basados en datos científicos relevantes. Nutri-Score es un modelo de etiquetado nutricional frontal de uso voluntario que cumple estos requisitos.

Nutri-Score facilita la comprensión de la información nutricional del alimento procesado, favoreciendo la toma de decisiones más saludables y favoreciendo una CESTA DE LA COMPRA MÁS SALUDABLE Y EQUILIBRADA. Aunque no debe olvidarse que la cesta de la compra más saludable es la que contempla principalmente productos vegetales, como las verduras u hortalizas, las frutas y las legumbres y otros productos integrales y frescos que son los que deben formar mayoritariamente la base de una alimentación variada, equilibrada y de calidad nutricional, y cuyo modelo es la dieta mediterránea.

Descargar Infografía


Qué es Nutri-Scorev

La normativa europea sobre información nutricional establece la posibilidad de utilizar, de forma complementaria y voluntaria, un etiquetado nutricional frontal (FOPL del inglés Front-of-pack labelling), que no sustituya al etiquetado nutricional obligatorio situado en la parte posterior del envase, para facilitar la utilización y comprensión de la información nutricional obligatoria, favoreciendo de este modo elecciones de compra más saludables, e impulsando a los fabricantes a la elaboración de productos con mejor composición nutricional.

La introducción de un FOPL interpretativo y de fácil comprensión es una política de salud pública prioritaria, apoyada por los planes de acción de la Organización Mundial de la Salud y de la Unión Europea en su lucha contra la obesidad y las enfermedades no transmisibles.

En Europa existen en la actualidad diferentes modelos de FOPL ya implantados, lo que se ha visto favorecido por la ausencia de armonización de estos sistemas de etiquetado a nivel europeo. Esto ha provocado el desarrollo y arraigo de distintos modelos en los Estados Miembros.

Nutri-Score es uno de los modelos de FOPL actualmente presente en el mercado. Es el modelo de etiquetado nutricional FOPL más utilizado en Europa y ya se utiliza en España por distintos fabricantes y distribuidores de alimentos.

Consiste en un logo o gráfico basado en una escala de 5 colores, de verde oscuro a naranja oscuro, asociados a cinco letras, de la A a la E. De esa forma, hay cinco variantes del logo Nutri-Score, que reflejan de manera gradual, de mayor (letra A y color verde) a menor (letra E y color naranja fuerte), la calidad nutricional global de los alimentos.

Nutri-Score está respaldado por una amplia evidencia científica y está basado en un algoritmo utilizado ampliamente para la implementación de distintas políticas nutricionales en varios países en el mundo.

La puntuación se obtiene de un cálculo que tiene en cuenta la cantidad de componentes cuyo consumo debe promoverse (componentes favorables: frutas y hortalizas, proteínas, fibra, aceite de oliva, colza o nuez) o cuyo consumo debe limitarse (componentes desfavorables: grasas saturadas, azúcares, sal y energía), por cada 100 g o 100 ml de producto.

La información sobre los componentes desfavorables y favorables está disponible en el etiquetado nutricional (información nutricional obligatoria, complementaria y lista de ingredientes) que se encuentra en la parte posterior del envase.

Un rasgo esencial de este sistema de cálculo reside en basarse en 100 gramos de producto, y no por porción. Ello está en línea con el reglamento de la UE 1169/2011, y recomendaciones de organismos nacionales e internacionales y asociaciones de consumidores, dado que el cómputo por porción no permite realizar comparaciones entre productos y podría conducir a la persona a infravalorar la cantidad real de ingesta de nutrientes.

Nutri-Score no es más que una traducción de los valores nutricionales declarados en el etiquetado nutricional localizado en la parte posterior del envase de los alimentos, tal como se venden.

Ver documento de preguntas y respuestas.

Para qué sirve Nutri-Score. Para qué no sirvev

Nutri-Score proporciona un resumen de la valoración nutricional global de los productos, graduada de más favorable a menos favorable.

Nutri-Score ayuda a interpretar de una manera sencilla la información nutricional de un producto alimenticio, permitiendo a las personas identificar, a primera vista, las opciones más saludables entre productos alimenticios del mismo grupo (por ejemplo, dentro del grupo de yogures, de galletas, cereales de desayuno, salsas….) que habitualmente aparecen juntos en las estanterías de las tiendas o supermercados o para comparar entre productos que se consumen en una misma ocasión o para un mismo fin (por ejemplo entre varias opciones para  desayuno, o para postre, para aliñar, etc.), ya que entre ellos hay grandes diferencias de composición, que se reflejan en productos que se clasifican con una A por ser más saludables y otros que se clasifican con una D o E, que sólo deberían ser de consumo ocasional.

Nutri-Score permite por tanto comparar la calidad nutricional de los alimentos, pero siempre que estas comparaciones sean pertinentes y útiles para los consumidores y las consumidoras a la hora de orientar sus decisiones de compra y consumo. Así Nutri-Score permite comparar:

1) Alimentos pertenecientes a la misma categoría, por ejemplo, en el caso de la familia de cereales de desayuno, comparar los copos de avena versus cereales con chocolate versus cereales con chocolate y rellenos, o comparar las galletas secas versus galletas con confituras versus galletas chocolateadas, o las lasañas con carne versus las de salmón versus las de espinacas.

2) Un mismo tipo de alimento propuesto por marcas distintas (por ejemplo comparar cereales de desayuno chocolateados y rellenos de una cierta marca con el producto «equivalente» de otra marca o galletas chocolateadas de distintas marcas).

3) Alimentos pertenecientes a familias diferentes, pero a condición que pueden sustituirse entre sí, por consumirse en un mismo momento del día (por ejemplo, desayuno, merienda, etc): yogures comparados a postres lácteos, cereales del desayuno comparados a galletas, bollería industrial, o panes industriales, etc.

Nutri-Score promueve que las y los consumidores busquen un equilibrio saludable en el conjunto de productos que adquieren, comparando entre productos de la misma categoría. La finalidad del Nutri-Score es por tanto aportar a la ciudadanía una información en valor relativo, que va a permitirles con un solo vistazo comparar la calidad nutricional de los alimentos, lo cual es importante para orientar sus elecciones en el momento de la compra. Pero esta comparación sólo tiene sentido si es pertinente, cuando se trata de comparar alimentos que el cliente compra en la vida real (en el momento del acto de compra o de su consumo).

Por último, un alimento con una valoración de Nutri-Score naranja oscuro, no significa que no deba comprarse, sino que su consumo debe limitarse, o sea, ser de consumo ocasional o consumir en pequeñas cantidades. Nutri-Score no está concebido para recomendar el consumo de alimentos, para ello están las recomendaciones dietéticas y guías nutricionales promovidas por las autoridades sanitarias y organizaciones científicas.

La base científica del modelo Nutri-Scorev

Los criterios nutricionales que utiliza Nutri-Score para clasificar los alimentos y bebidas se basan en el algoritmo del perfil nutricional de la Agencia británica de estándares nutricionales (FSA-NPS, de las siglas en inglés Food Standars Agency-Nutrient Profile System) que fue inicialmente desarrollado para su aplicación en políticas de restricción de publicidad en televisión de alimentos y bebidas dirigida a población infantil.

El algoritmo de la FSA-NPS es uno de los más estudiados en la literatura científica y el más frecuentemente validado. Se ha utilizado en un amplio contexto internacional para el desarrollo de diversas políticas de salud, como la regulación de alegaciones nutricionales en Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica; la implementación de un FOLP en Australia, Nueva Zelanda y Francia y la regulación de publicidad dirigida a niños en Irlanda.

El sistema Nutri-Score se basa en una extensa base científica y en su fácil comprensión por parte de la sociedad. El logo Nutri-Score está avalado por una amplia serie de estudios comparativos con otros sistemas de etiquetado existentes, realizados por la Universidad de la Sorbona, en colaboración posterior con investigadores de la Universidad de Rovira i Virgili en Reus, entre otras. En estos estudios, se evidencia la fácil comprensión de Nutri-Score por la población de diferentes países europeos, entre los que se encontraba España; la coherencia con las recomendaciones nutricionales en distintos países y el efecto positivo en las decisiones saludables de compra.

Existe por tanto, una sólida evidencia científica sobre:

  • Validación del sistema de perfiles nutricionales en el que se basa el cálculo de Nutri-Score.
  • Validación del formato gráfico de Nutri-Score y comparativa frente a otros sistemas de etiquetado frontal en relación a preferencias de los consumidores y discriminación de alimentos según su calidad nutricional.
  • Relación entre calidad de la dieta según Nutri-Score y riesgo de morbimortalidad.

Nutri-Score y la Dieta Mediterráneav

Las recomendaciones de la AESAN y del Ministerio de Consumo han ido siempre en la línea de fomentar el consumo de alimentos frescos y promover la adherencia a la dieta mediterránea, con un elevado consumo de frutas y hortalizas, disminuyendo el consumo de alimentos y bebidas procesados.

Una de las fortalezas de Nutri-Score es que, más allá de penalizar nutrientes cuyo consumo se debe limitar (sal, azúcares, grasas) también puntúa favorablemente aquellos nutrientes o ingredientes cuyo consumo debe ser promovido, y precisamente caracterizan la dieta mediterránea como frutas, hortalizas, frutos secos, legumbres y, de forma específica, puntúa favorablemente el aceite de oliva.

La estructura de gobernanza de Nutri-Score, en la que participa plenamente España, asegura una evolución de Nutri-Score buscando la máxima coherencia, no sólo con la evidencia científica sino con las peculiaridades de las recomendaciones nutricionales en los distintos países en los que se implanta.

Nutri-Score y el aceite de olivav

Nutri-Score es el único FOPL que proporciona un tratamiento específico al aceite de oliva que obtiene la mejor puntuación posible entre las grasas animales o vegetales, asegurando la coherencia del modelo con las recomendaciones nutricionales en España, ya que el aceite de oliva es un elemento básico de la dieta mediterránea.

El aceite de oliva aparece en Nutri-Score mejor clasificado, con la letra C, que otros aceites como los de soja, girasol (el segundo consumido por los españoles) y maíz (clasificados D), o los de coco o palma (clasificados E), y también mejor que las grasas de origen animal como la mantequilla (clasificada E), debido a su perfil lipídico, lo que confiere al aceite de oliva una elevada calidad nutricional y lo hace más recomendable para cocinar o en aliños.
El aceite de oliva no puntua C por su contenido en ácidos grasos mono y poliinsaturados sino por su bajo contenido en ácidos grasos saturados.

Esta clasificación es totalmente coherente con las recomendaciones de salud pública que, tanto en España como en otros países, no impulsan a consumir el aceite de oliva sin límites, aunque sí recomiendan a los consumidores priorizar el aceite de oliva con respecto a los demás aceites vegetales y, sobre todo, con respecto a las grasas de origen animal.

Nutri-Score y los alimentos envasadosv

Las recomendaciones nutricionales, tanto de la AESAN como de los organismos especializados en alimentación y nutrición en España y en el mundo, promueven principalmente el consumo de alimentos frescos, con abundantes frutas, hortalizas y frutos secos, que son la base de la dieta mediterránea. Nutri-Score es una herramienta complementaria que ayuda a los consumidores en el momento de adquirirlos a identificar los productos envasados con mejor composición nutricional.

Nutri-Score identifica correctamente (asignando puntuaciones D y E) la mayoría de productos "procesados" cuyo consumo se desaconseja por su alto contenido en sal, azúcar y grasas, lo que hace fácil y rápido identificarlos.

Nutri-Score permite una mayor comprensión del valor nutricional en la comparación de productos similares o de la misma categoría de alimentos, lo que facilita a los consumidores una elección de las opciones más saludables y a los fabricantes y distribuidores mejorar la composición de alimentos y bebidas en ese sentido. Un elevado consumo de azúcar, grasas saturadas y sal, así como de energía por 100 mg, puede tener efectos en la salud independientemente del grado de procesamiento del alimento.

Nutri-Score cubre la dimensión de calidad nutricional de un alimento y no otras dimensiones como es el grado de procesamiento, impacto medioambiental, origen del producto etc.

Otros modelos de etiquetado nutricional frontalv

Nutri-Score cuenta con amplio respaldo internacional. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo ha valorado muy positivamente como herramienta para la reducción de los niveles de prevalencia de obesidad, sobrepeso y enfermedades no transmisibles relacionadas con ellos. Además, cuenta con el apoyo de un amplio elenco de profesionales sanitarios y de la salud pública, así como pacientes y consumidores.

Nutri-Score ha demostrado ser el modelo de etiquetado FOPL con el que los ciudadanos consiguen ordenar mejor los alimentos por su valor nutricional. Existen también distintos estudios que evidencian la mejor comprensión y preferencia de este sistema por parte de los consumidores (incluidos los españoles), especialmente entre los de perfil socioeconómico más vulnerable y menos conocimientos nutricionales.

Nutri-Score tiene la ventaja adicional de permitir identificar las versiones más y menos saludables de una misma categoría de alimentos, frente a otros modelos que solo identifican los alimentos saludables (logotipo de aprobación) o señalan los que no lo son (modelo de alertas o sellos de advertencia) o facilitan información desagregada por nutrientes por separado (batería), sin permitir obtener una conclusión sencilla a la persona sobre la calidad nutricional global del producto.

En el modelo de alertas la información nutricional que se transmite es limitada ya que se restringe a ciertos nutrientes (negativos) lo que no permite al individuo utilizar esta información para comparar alimentos que presentan los mismos símbolos. Además, este tipo de enfoques requeriría la adopción de excepciones para ciertos alimentos beneficiosos para la salud con niveles naturalmente elevados de ciertos nutrientes, para evitar que su relevancia para la calidad de la alimentación sea subestimada (como sería el caso del aceite de oliva).

Nutri-Score más allá de penalizar el contenido en nutrientes (sal, azúcares, grasas) y calorías cuyo consumo se debe limitar, también puntúa favorablemente aquellos nutrientes o ingredientes cuyo consumo debe ser promovido (frutas, hortalizas, frutos secos, legumbres) y, de forma específica, puntúa favorablemente el aceite de oliva.


Documento de preguntas y respuetas


 SEGUIMIENTO DEL USO DE NUTRI-SCORE EN ESPAÑA. 

INFORMACIÓN RELEVANTE PARA OPERADORES.

El Reglamento (UE) nº 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor establece, en su artículo 35, que los Estados miembros tienen que garantizar un seguimiento apropiado de las formas adicionales de expresión o presentación de la información nutricional que estén presentes en el mercado de su territorio.

Para facilitar el seguimiento del uso de esas formas adicionales de expresión o presentación, los Estados miembros pueden exigir a los operadores de empresas alimentarias que comercialicen en el mercado de su territorio alimentos con dicha información que notifiquen a la autoridad competente el uso de una forma adicional de expresión o presentación.

Dado que en el mercado español existe una amplia gama de alimentos que incorporan el logotipo del sistema de etiquetado nutricional «Nutri-Score» en sus etiquetas, los operadores de las empresas alimentarias que hagan uso de dicho sistema, pueden comunicarlo, para así garantizar el cumplimiento de la normativa europea sobre información al consumidor.

Cualquier operador que desee utilizar Nutri-Score en el mercado español, debe cumplir dos condiciones:

1. Obtención de la licencia para el uso de la marca Nutri-Score, de Santé Publique France:

Se trata de un proceso totalmente gratuito, que se realiza a través de la página web de Santé Publique France, en la dirección https: //www.demarches-simplifiees.fr/commencer/ns_international_registration_procedure.

Este proceso incluye:

  • La identificación del solicitante y su actividad.
  • Los detalles del segmento de los productos afectados por el uso de la marca Nutri-Score.
  • El compromiso del solicitante de respetar las normas de uso.

Los archivos que permiten el uso de la marca serán transmitidos electrónicamente al operador por Santé Publique France.

2. Notificación a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición de los productos comercializados en el mercado español con el Nutri-Score:

Los operadores del sector alimentario que estén utilizando o deseen utilizar Nutri-Score en los productos comercializados en el mercado español, pueden notificarlo a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, enviando a la dirección de correo electrónico notificacion_NS@aesan.gob.es el formulario de notificación con la declaración de datos nutricionales de cada producto y su clasificación Nutri-Score.

Gobernanza de Nutri-Score

Las autoridades competentes de Bélgica, Francia, Alemania, Luxemburgo, los Países Bajos, España y Suiza han establecido un mecanismo de coordinación transnacional para facilitar el uso del etiquetado nutricional Nutri-Score en la parte frontal de los envases. Esta cooperación se lleva a cabo mediante un comité directivo y un comité científico (acuerdo general y estructura de gobierno).

El comité directivo celebró su primera reunión el 25 de enero de 2021 y coordina la implementación y el despliegue del Nutri-Score. El comité reúne a representantes de las autoridades nacionales responsables de implementar el Nutri-Score en cada país y sus objetivos consisten en facilitar el uso de Nutri-Score por parte de los fabricantes del sector alimentario, ayudar a las pequeñas empresas y servir de enlace con los consumidores, mediante la implementación de procedimientos comunes y eficientes.

El comité científico organizó su primera reunión el 12 de febrero de 2021. Su mandato consiste en evaluar las posibles evoluciones del Nutri-Score a partir de la mejor evidencia científica disponible, en sinergia con las recomendaciones dietéticas.

Documentos disponibles:

  • Condiciones de uso* con sus anexos que incluyen:
    • La carta gráfica con especificaciones técnicas y modelos de uso.
    • El formulario para la notificación a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición de los productos comercializados en el mercado español con la declaración de datos nutricionales de cada producto y su clasificación Nutri-Score, que deberá actualizarse con las correspondientes altas y bajas de productos al menos anualmente.
  • Documento de preguntas frecuentes* científicas y técnicas.
  • Hojas de cálculo para identificar la categoría de Nutri-Score de los productos.

Para cualquier información: notificacion_NS@aesan.gob.es


Las únicas versiones oficiales son las contenidas en la web de Santé Publique France.